Make your own free website on Tripod.com

DÁNDOLE  ALTURA  A  LA PROFESIÓN DEL INSTRUCTOR

 

Hoy fui sorprendido gratamente con una llamada a mi celular de Oscar, persona a quien no conozco, quien se identificó como miembro del equipo de trabajo de la Tienda de Buceo Casco Antiguo, quien me informaba que ya estaban consignadas en mi cuenta corriente las comisiones correspondientes a las últimas compras de los clientes que envié a realizar sus compras o a alquilar equipos  a esa tienda.

 

Digo gratamente sorprendido, porque este tema ya lo habíamos tocado en un conversatorio donde manifesté y escribí que las comisiones por ventas o alquiler de equipos, no pueden ser considerados como favores personales, ni regalos, ni mucho menos limosnas, sino que por el contrario son dineros que forman parte del negocio, donde el instructor juega el papel mas importante como promotor, orientador y motivador de estas compras o alquileres.

 

Estar en  una tienda de buceo o en la oficina de un  importador sentado esperando ser atendido  para recibir las comisiones o estar llamando a preguntar  si las comisiones ya están liquidadas, así como el estar pendiente de si todos los clientes enviados están incluidos en la liquidación, es a mi juicio no solo incómodo sino de cierta manera denigrante, dentro del profesionalismo que debe tener el manejo y trato comercial  con los instructores de buceo.

 

Por esto celebro esta metodología implementada por Casco Antiguo, promesa hecha en un desayuno  que fuéramos  invitados los Instructores de la zona, pasando así del dicho al hecho. Por  esto, y por todo  aquello en lo que hemos dado un paso adelante en el reconocimiento de la profesión, permítanme celebrarlo.

 

Invito a todas las personas e instituciones  quienes tienen en sus negocios a los instructores de buceo como sus aliados estratégicos a darle cada día mas altura y dignidad a esta  profesión que tanto queremos y que debemos sacar adelante.

 

 

Gonzalo Concha.

27/09/05