Make your own free website on Tripod.com

LA DÉCADA DEL 70 Y EL BUCEO EN CALI Y COLOMBIA

 

En la década del 70, Santiago de Cali, jugó un papel protagónico e histórico en el desarrollo del  buceo en Colombia, gracias al apoyo decidido de personas como Nolasco Sierra Navia, y Carlos “el mico” Manzano, Director y segundo a bordo respectivamente de la Junta Administradora de Deportes del Valle, del médico Freddy Prettel, y del dirigente deportivo Pascual Guerrero, quienes no dudaron en apoyar desde sus posibilidades a esta naciente y  relativamente desconocida  disciplina deportiva- recreativa: EL BUCEO.

Fue así como  dando cumplimiento a las normas legales  vigentes para la conformación de un Club  Deportivo, con la participación activa de 21  Guardas  Bachilleres de Tránsito, (Grupo este recientemente  constituido), el 23 de Octubre de 1975 se firmó el Acta de Constitución después de cinco largos años de preparativos en todos los órdenes, con el nombre de: Club de Buceo Deportivo Barracudas del Valle.

Al encenderse las alarmas anunciando  la llegada de esta disciplina deportiva-recreativa, colgamos los pantalones bota de campana, y las camisas de grandes cuellos  que hacían juego con el color  las medias,  para enfundarnos los hasta ese entonces lejanos y misteriosos trajes negros  de espuma de neopreno, que sumados a las aletas, careta, snorkel, tanques, reguladores, chalecos y lastres, rescatamos en vivo y en directo las apasionantes aventuras del “Investigador Submarino”.

Poco a poco aficionados ocasionales  del tema como: Jairo Cabal, Rodolfo Lizcano, Harold y Diego Díaz, Lucho Naranjo, Elvia Barrero, Jairo Páez, Y Hernán Henao entre otros, rodearon esta  iniciativa aportándole su experiencia, y equipos  para que de manera gradual se fueran sumergiendo en el  mundo submarino neófitos como: Daniel Perea, Pablo Montoya, Augusto Pinzón, Jaime  Londoño, Francisco Galindo, Jairo Usma, José Manuel Hernández, Pedro Jaramillo, Jaime Prado, Jaime Orozco, Alonso Restrepo e intrépidas mujeres como Maria Esther Navia, Ángela Villegas,  Karen Rodríguez entre otras.

Buenaventura ahora convertida en el epicentro  logístico para llegar a  la Isla Prisión Gorgona, manejada por la Policía Nacional, bajo la responsabilidad de la Dirección Nacional de Prisiones, motivó el acicalamiento de  viejos  barcos de madera  como el Asturias de Carlos Estebes y el Mulatos de Azael Reina, los que  debieron  reemplazar sus habituales cargas de combustible y remesas que llevaban al norte, y sus cocos, plátanos, pescado  y madera que traían  de regreso, por  ansiosos e inexpertos buceadores de todos los sexos, edades y condiciones sociales,  quienes sin importarles las incomodidades ni penurias, puntualmente se apoderaban de su ahora buque escuela de buceo, para  desde el mismo momento del zarpe estar listos  para entrar al agua  en “paso de gigante” en cualquier lugar y a cualquier hora  sin importarles la actitud de la vida sumergida ante tan extraños visitantes.

A estas alturas de la práctica el  apoyo desde Buenaventura de expertos como Paco Bahamón, Néstor Ordóñez y Harold Botero, nos permitieron y facilitaron  un largo camino que nos ahorraría tiempo y sorpresas.

Los Ríos Sabaletas, Agua Clara, y el Lago Calima complementarían este  calidoscopio de colores y  bellezas naturales sumergidas  y lugares  geográficamente cercanos, ideales para las  nuevas prácticas  que con olor a aventura fueron invadiendo el tiempo libre de los caleños, vallecaucanos y colombianos en general.

Cuatro años mas tarde liderado por el club Barracudas con Alonso Restrepo como su presidente a la cabeza y con el apoyo del Almirante Tito García Motta, comandante de la Armada Nacional, el Director Nacional de Coldeportes, Micke Forero Noguéz,  nos reunios con Alberto Yarce, Javier Gómez, Antonio José “ ñito” Restrepo en  representación del Club ESCUBA, de Medellín, Antioquia; Richard Bard,  Noel Ramírez y Guillermo Henao en representación del Club los Delfines de la Isla de San Andrés;  y el Capitán de Bomberos de Palmira  Rubén Rodríguez, para firmar el Acta de Constitución de la Federación Colombiana de Buceo, integrando finalmente el buceo deportivo-recreativo al contexto mundial al ser admitidos en la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas C.M.A.S, Ente rector de estas   actividades en el mundo que fuera fundado por Jacques Ives Costeau, como su primer presidente y Jacques Dumas como secretario.

Hoy el buceo en Colombia es toda una actividad muy bien posicionada donde participan de sus diferentes modalidades un significativo número de Colombianos en dos grandes áreas: las actividades subacuáticas como  una actividad deportiva competitiva y la enseñanza y práctica del buceo recreativo como una actividad donde la academia  y  la preparación  formal le permiten a numerosas familias  bucear con placer y mucha seguridad.

 

Gonzalo Concha

Abril 1 del 2004