Make your own free website on Tripod.com

TERCER REPASO TEÓRICO

 

JUEVES 27 DEL 2004

 

REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR.

 

 

El mundo entero observó desconcertado como durante el pasado campeonato mundial de fútbol, un jugador de Camerún perdió la vida  ante el desconcierto de todos, sin recibir durante sus primeros minutos  de pérdida del conocimiento o muerte aparente la mínima ayuda adecuada como lo es: el abrir la vía aérea. (hiperextensión de la cabeza.) Esto significa que un procedimiento tan elemental, pero tan importante por tratarse de la conservación de la vida, todavía no es de nuestro común manejo.

La reanimación cardiopulmonar mas conocida con  RCP, debe ser del conocimiento y manejo de todas las personas con uso de razón,  sin distingo alguno, y para este propósito simplemente lo que debemos es procurar multiplicar sencillos pasos entre todas  las personas que nos rodean, e ir así extendiendo esta cadena de conocimientos como una  alternativa de vida, si bien el hecho de encontrarnos con la respiración y la circulación detenidas, no significa necesariamente el estar  completamente muertos, puesto que mientras el cerebro esté vivo hay posibilidades de una reanimación. Se estima que después  de haberse detenido el sistema cardiorrespiratorio el cerebro puede permanecer vivo aproximadamente de cuatro a cinco  minutos, salvo casos de excepción en episodios a  muy bajas temperaturas, esto quiere decir que  la atención adecuada durante los primeros segundos y minutos es vital.

Si reanimación básicamente significa volver a reanimar, entonces debemos empezar por conocer como funciona el sistema  cardiorrespiratorio normalmente:

La circulación: El corazón de un adulto sano, en reposo, bombea sangre a un ritmo  promedio de 60 a 80 veces por minuto. A este resultado lo denominamos pulso, el que podemos detectar o tomar a una persona  preferiblemente con nuestros dedos índice y  corazón, si bien el pulgar el que de manera espontánea utilizaríamos se considera que puede estar todavía con reflejos de nuestro propio pulso. El pulso entonces no es otra cosa que el número de bombeadas de sangre oxigenada que el corazón  envía a todo el cuerpo( sístole), contadas en cualquiera de nuestras arterias que recorren el cuerpo humano, siendo los más comunes: El pulso temporal, carotídeo, radial, y  femoral.

La respiración: Los pulmones de un adulto sano, en reposo, se expanden en el pecho a un  ritmo de 15 a 20 veces por  minuto. Expansión ésta que la podemos detectar observando como  el pecho se mueve o colocando nuestro oído  cerca de la boca y nariz de la persona inconsciente, en procura de escuchar algún ruido respiratorio.

La pérdida del conocimiento se puede presentar muchas veces sin previo aviso, en cualquier persona, a cualquier hora  y por múltiples razones, y no siempre como consecuencia de la actividad que se encuentre uno realizando en el momento de ocurrirse  el episodio.

En el  caso particular del buceo, la pérdida del conocimiento, se puede presentar por razones muchas veces distintas al buceo mismo,  como consecuencias de otras patologías como por ejemplo: diabetes, glicemias, cardiopatías, drogas, asma etc., y con relativa  posibilidad  como consecuencia del buceo tanto en apnea como autónomo,  en enfermedades denominadas como:  hipotermia, estrés, semi-ahogamiento como consecuencia de pérdida del equilibrio por un barotrauma de oído, hipoxia, hiperventilación, agotamiento con angustia extrema, espasmo de glotis, sobre-presión pulmonar, enfermedad descompresiva, etc. Todas estas patologías pueden ser llevadas a un feliz término, primero si la actividad del buceo se realiza acompañado y segundo si la compañía está familiarizada con  el manejo del RCP.

 

Para iniciar la reanimación  debemos ordenar nuestras ideas y los procedimientos y para esto que mejor que seguir un A-B-C-

 

A: (Air), Abrir la vía aérea, con hiper-extensión de la cabeza, para que la lengua que habiendo perdido tensión, y que  está tapando el conducto, permita la entrada del aire. Muchas veces con este primer paso todo vuelve a la normalidad.

 

B: (Breath), Dar aire boca a boca estimulando la respiración-.

 

C: (Circulatión), Dar masajes al corazón estimulando la circulación.

 

A: Abrir la vía aérea: si el episodio se presenta en el fondo, simplemente ascendemos con la persona inconsciente controlando la velocidad de ascenso, ya en superficie retiramos el cinturón de plomos, regulador, careta y realizamos la hiperextensión,  que no es otra cosa que girar con cuidado  la cabeza hacia  atrás de manera que la barbilla, mentón, o cumbamba apunte hacia el cielo.

Inmediatamente pida ayuda, y si la persona no recupera la respiración pase al  punto B.

B: Ojalá que tanto el rescatador como el rescatado dispongan de traje de neopreno para facilitar tanto el remolque, como la flotación en el momento de insuflar evitando  la entrada de agua al pulmón complicando aún mas la  situación.

Si dispone de la mascarilla de bolsillo colóquela adecuadamente e inicie una serie de insuflaciones alternadas con aleteadas en busca del bote o la orilla. Si no cuenta con el recurso de barrera como la mascarilla de bolsillo, inicie de inmediato el procedimiento de boca a boca sin olvidar tapar  la nariz y observando de reojo que el pecho se hinche.

C: Una vez cuente con una superficie plana y dura coloque al rescatado boca arriba, libérelo de las ropas que le aprieten  e inicie los masajes al corazón alternándolos con insuflaciones boca a boca.

En este punto es muy importante la colocación adecuada  de la planta  o palma de mano para evitar causar  un daño mayor, en este caso le recomendamos  ubicarse en la esquina de la calle tetillas con carrera esternón.

Los ritmos más adecuados para cualquier episodio de paro cardiorrespiratorio son:

Si usted está solo:  15 masajes 2 insuflaciones y continuamos....  15/2- 15/2- 15/2

Si usted está acompañado: 5 masajes 1 insuflación y continuamos..........5/1 - 5/1 -

No suspenda este procedimiento hasta que no encuentre ayuda especializada.

 

Nunca olvide: Su aliento puede salvar una vida......!!!!!!!!!!

 

 

 

Gonzalo Concha.